< Volver

El 5G está presentado como la revolución en las comunicaciones que llegará en breve. El potencial de esta tecnología es enorme en diferentes áreas, en particular en el “Internet of Things” y las empresas deberán estar muy atentas para aprovechar nuevas oportunidades o sencillamente mantener su nivel de competitividad.

Las siglas 5G hacen referencia a la quinta generación de tecnología de red inalámbrica. Esta generación inicialmente complementará, para sustituir gradualmente, a la conocida 4G en los próximos años. Desde junio 2019 ya existe en España una oferta vía el operador Vodafone, pero el año 2020 marcará un crecimiento amplio del número de usuarios gracias a nuevas ofertas de otros operadores. La consolidación se conseguirá a partir del año 2021.

 

Las ventajas de esta tecnología son principalmente:

  • La velocidad de transmisión de datos, que solemos nombrar el “ancho de banda”. Las informaciones disponibles actualmente varían entre velocidades que puedan alcanzar entre 1 y 10 Gbps (Gigabits por segundo). Esto significa que podrá ser hasta 20 veces más rápida que con 4G+ LTE, y 100 veces más rápida que con 4G, el estándar de referencia actualmente, que alcanza los 100 Mbps (Megabits por segundo). Son velocidades inalámbricas similares a la fibra óptica.
  • La reducción del tiempo de latencia, el tiempo de reacción entre el envío y la recepción de datos entre dispositivos. Bajando la latencia a 1 milisegundo (por datos de entre 29 y 65 milisegundos entre distintos operadores de España para 4G) significa que las interacciones serán casi inmediatas, sin ningún tiempo de espera. Internet parecerá integrado a nuestro modo de vida.
  • En principio una mejora notable de la estabilidad de la red, mejorando la conectividad desde más lugares. No obstante este punto deberá ser confirmado en el futuro, en condiciones “reales” de utilización.


Lo que nos aportará 5G no es únicamente poder bajarse una película Full HD en cuestión de segundos, conectarnos a la nube de forma inmediata o conversar sin corte por Whatsapp. Va mucho más allá, con una vocación industrial que permitirá avances sustanciales en movilidad, realidad virtual, salud, logística, producción, entretenimiento …
El potencial para emprender proyectos “disruptivos” es enorme, en particular en el Internet de las Cosas (interconexión de objetos cotidianos entre si), que dará un importante salto adelante, la única limitación siendo nuestra creatividad.

Si hablamos de movilidad, ya tenemos unos cuantos ejemplos de aplicación: mejora del control y organización del transporte público, detección de delitos, aparcamientos inteligentes, flujos de tránsito, coches autónomos…

No obstante, las empresas deberán medir las inversiones a realizar en innovación con prudencia, ya que de momento los datos de acogida de la tecnología 5G son tímidos tanto en Estados Unidos como en España. Esto es principalmente debido a que los beneficios son poco notables por los usuarios, el precio del 5G más elevado, los dispositivos no son compatibles, o sencillamente la velocidad de conexión actual se considerada como satisfactoria.

Para las empresas y en particular las pymes, esta revolución representa un reto de innovación para convertirse en líder con nuevos productos y servicios o sencillamente mantener el nivel de competitividad y responder a las expectativas de clientes cada vez más exigentes. El móvil seguirá aumentando su protagonismo y presencia en nuestra vida. Y sabemos que los productos y servicios de mañana se diseñan hoy… por eso motivo toda empresa debe reflexionar ya sobre el impacto del 5G sobre su negocio.


Noviembre 2019
Eric Onidi / Consultor Marketing Digital en 5G marketing

Ver más publicaciones