< Volver

Según Wikipedia, se llama malware a cualquier tipo de software que realiza acciones dañinas en un sistema informático de forma intencionada y sin el conocimiento del usuario. La irrupción y propagación del Coronavirus en la economía mundial es una realidad, y si nos centramos en las «Nuevas Tecnologías» podríamos decir que ha sido el primer afectado. Se ha llevado por delante el Mobile Congress de Barcelona, seguramente el certamen tecnológico más importante del año. Y con él, el 4YFN y demás eventos relacionados con el MWC.

El mapa de propagación del también llamado COVID 19 parece propio de la película “Juegos de guerra”, pero no es un juego, es una realidad, aunque la propagación de las alarmas ha sido tan rápida como en la película, ha pasado s ser una alerta más peligrosa de lo que el propio virus es capaz de alcanzar.

 

 

Detrás de la anulación del MWC viene una economía afectada por la parálisis y el aislamiento de los movimientos de personas y materiales entre fronteras. Pero la tecnología no propaga el COVID 19. Su propagación, parece ser, es por contacto humano, no por cable ni por wifi ni por 5G, y es quizás el momento donde estas Nuevas Tecnologías tienen que estar por encima de las fronteras que se están creando, y han de ayudar a mantener la velocidad de crucero de una economía que se mantiene a un buen nivel, y que un freno puede hacer retroceder mucho camino hecho.

Volviendo a la definición de malware, este virus está produciendo acciones dañinas en el sector, sin el conocimiento del usuario, por lo que podemos darle esa clasificación.

Las “acciones dañinas” en un mes de este malware en el sector seguramente son más costosas que los daños que podría generar el cryptolocker en el mismo periodo de tiempo, con la similitud que para ambos no tenemos todavía vacuna, y la mejor prevención recomendada para ambos es el famoso “Sentido Común 2.0”.

Estamos ante el primer malware que el sector tecnológico debería saber aislarlo, y entre todos los que estamos dentro deberíamos saber hacerlo. La celebración, por ejemplo, del evento “Barcelona Tech City” es un buen ejemplo de reacción e iniciativa.


Marzo 2020
Jose Maria Serra / Dirección General en Pukkas

Ver más publicaciones